Un grosero error de la embajada argentina en Islambad que tiene jurisdicción sobre la República Islámica de Pakistán, más una sobreactuación del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, provocaron que la delegación de Pakistán de Fútbol Sala, que viajó a Argentina para competir en el Mundial Misiones 2019, fuera deportada en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza por cuestiones de «seguridad nacional».

Los siete jugadores de Pakistan no pudieron atravesar migraciones de Ezeiza por “un error de la Embajada argentina, que no subió el detalle de los visados al sistema”, según declaró Malik Adnan, un representante de la Federación de Fútbol de Salón del país asiático. “El embajador ha aceptado el error y ha sido convocado para mañana por el Foreign Office. Pero eso no nos ayudará porque ya nos hemos perdido la Copa del Mundo”, agregó Malik. La Confederación Argentina de Futsal comentó por su lado que «Siete de los integrantes del plantel fueron retenidos en Dubai y el resto del plantel fue deportado al llegar a Ezeiza debido a que Cancillería Argentina les denegó las visas dando como única razón que es un tema de Seguridad Nacional», en tanto que la Confederación Sudamericana de Futsal señaló que “Pediremos medidas enérgicas contra el Gobierno argentino”.