En un breve discurso Mauricio Macri reconoció el aumento de la pobreza, que ascendió al 27,3 por ciento (12.500.000 personas), con 4,9 de indigentes, en el primer semestre de este año, según dio a conocer este viernes el INDEC.

Pese a estos datos el Presidente ratificó el rumbo económico y el ajuste planteado para los próximos meses que profundizará los niveles de pobreza. “Es la única vía para que podamos tener una vida mejor», se justificó y sentenció como una verdad insoslayable “este es el camino”. Después, como ya es costumbre, descargó en el afuera las culpas de las turbulencias. Habló de las tormentas y lo que dejó la gestión anterior, a quien acusó de vivir con una inflación «disfrazada por cepos, tarifas insostenibles, que nos hacían creer que la energía era gratis y con un Estado que despilfarraba recursos». Volvió a defender el acuerdo con el FMI y no aceptó peguntas de los periodistas presentes en la rueda de prensa.