En segunda lectura y después de haber pasado por Audiencia Pública, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires sancionó este jueves una ley que revalida el enrejado de seguridad y prevención que cruza perpendicular sobre aproximadamente la mitad de la Plaza de Mayo y sus calles laterales.

«Se permite la instalación de un cerco de seguridad emplazado de modo transversal desde Av. Hipólito Yrigoyen hasta Av. Rivadavia, por detrás de la Pirámide de Mayo, a la altura del eje de las calles Defensa y Reconquista», dice la norma aprobada con los votos del bloque oficialista Vamos Juntos y la oposición del resto de las bancadas. El legislador Hernán Reyes (Vamos Juntos) defendió la medida señalando que el vallado estuvo ahí en «los últimos 11 años con rejas fijas» destacando que de esta forma ya no hay más «dudas sobre la legitimidad de la obra», en alusión a las presentaciones judiciales. En cambio, el peronista Javier Andrade (Unidad Ciudadana) refutó destacando que «la plaza se modificó estructuralmente» sin considerar la opinión de la gente ni prestar atención a las recomendaciones de los organismos pertinentes. La votación logró 33 votos positivos de Vamos Juntos contra 22 votos negativos del resto de los diputados, sobre un total de 55 legisladores presentes.