Los desbordes en derredor de bares y restaurantes durante este último fin de semana, que seguramente se verán reflejados en nuevos contagios en algunos días más, van generando reacciones desde el oficialismo hasta la oposición.

El gobierno clausuró una decena de locales y hubo señales de disconformidad sobre lo sucedido. En tanto, la oposición se hizo escuchar este lunes. «Es inadmisible que el Gobierno de la Ciudad no pueda ejercer el control de los protocolos que ellos mismos presentaron ante autoridades nacionales para lograr los permisos de apertura» salió al cruce la diputada Claudia Neira, presidenta de la Comisión de Espacio Público de la Legislatura porteña.

«Es necesario regular cómo deben llevarse a cabo las reuniones de hasta 10 personas. Hemos presentado iniciativas en ese sentido, incluso hemos pedido intervenciones para que los adolescentes se puedan reunir manteniendo todos los cuidados, pero desde la Ciudad aún no se ha puesto una mirada específica sobre cómo acompañar a los jóvenes en la salida paulatina del aislamiento y muchos de ellos terminan agolpados en las zonas de los bares», agregó la legisladora.