Un escándalo de proporciones envuelve al gobierno de Brasil después que un militar afectado a la comitiva que viajaba con el presidente brasileño Jair Bolsonaro, camino del G20 en Japón, fue detenido en el en el aeropuerto de Sevilla con 39 kilos de cocaína en su valija, indicó la Guardia Civil.

La droga iba en su maleta que solo llevaba 37 tabletas de cocaína. El militar quedó detenido en este aeropuerto del sur de España, tras una escala efectuada por el avión de la fuerza aérea brasileña en el que viajaba rumbo a Osaka donde se realizará la reunión del Grupo de las 20 mayores economías del planeta con la presencia de Bolsonaro. Se trata de un hecho muy grave que refiere a la participación de sectores militares de Brasil con el narcotráfico. Bolsonaro anunció en Twitter «la detención en Sevilla de un militar del ejército del aire en posesión de estupefacientes» prometiendo que «en caso de que se compruebe la implicación del militar en ese delito, será juzgado y condenado de acuerdo con la ley».