Una pericia contable realizada por peritos contadores de la Corte Suprema de Justicia estableció que los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa nunca tuvieron una deuda de 8 mil millones de pesos, como se denunció públicamente. Ambos empresarios están detenidos tras la orden de captura que libró el juez federal Julián Ercolini contra ambos, en diciembre de 2017, en el marco de una causa por la que también procesó sin prisión preventiva al ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray. Se los acusa de «administración fraudulenta» a raíz del supuesto desvío de 8.000 millones de pesos del impuesto a la transferencia de los combustibles recaudados en calidad de agente de retención por la compañía Oil Combustibles. A pesar que no hubo pericias contables que corroboraran esas cifras y esos hechos, el juez Ercolini ordenó sus procesamientos y detenciones. Ahora, con el juicio oral en curso desde mediados del mes pasado, se conoce esta pericia que da por tierra con la principal acusación señalando que la deuda de los empresarios era de 2.200 millones de pesos, de los cuales el grupo logró pagar 1.600 millones antes de que se decretara la quiebra de las empresas. La presión del gobierno nacional más los medios oficialistas, generaron la presión suficiente en la opinión pública para condenar sin pruebas y de antemano a los empresarios que además son dueños de varios medios de comunicación, como el canal C5N y Radio 10. La pericia fue a pedido del Tribunal Oral Federal 3 de instrucción y su inclusión era reclamada por las defensas en el pedido de suspensión del juicio. El jueves se reanuda el juicio.