El gobierno manda señales, a través de distintos voceros, de estar tranquilo luego de una semana muy complicada. Intentar frenar la disparada del dólar le ha costado a los argentinos más de 3.100 millones de dólares en los últimos cinco días.

En menos de dos meses se esfumaron 6.700 millones de las reservas que tiene el Banco Central. Se trata de una cifra exorbitante que ha llevado a una riesgosa baja en el nivel de reservas. Para colmo el dólar trepó por encima de los $21 y las tasas se ubicaron al 30,25. Para el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el alza del precio de la moneda estadounidense al contexto internacional. Aseguró que existe tranquilidad en el Gobierno porque hay un equipo económico excelente que ratificó la política de tipo de cambio flotante. «El Banco Central tiene herramientas y reservas para sobrellevar los vaivenes. Tiene amortiguadores para que, en las situaciones fuera de lo común en el contexto internacional, se pueda priorizar la política económica local» manifestó según refiere el diario Ámbito Financiero.