Después de la reunión de ministros con Mauricio Macri realizada en la Casa Rosada, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña expresó que el Presidente no vetará la despenalización del aborto en el caso que sea aprobada en el Congreso.

A través de distintos voceros, y en forma pública, la iglesia católica le envió mensajes al Presidente para que aplique el veto a esa ley si cruza exitosamente el horizonte del senado nacional. En su homilía al oficiar el tedeum del 9 de Julio, al que no asistió el Macri, el arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, expresó su preocupación por la posible legalización del aborto al afirmar que «es muerte de un inocente». Consultado por los periodistas acreditados en la Casa Rosada, Peña señaló que «el Presidente ha sido claro en su convicción sobre la importancia de dar un debate republicano, que implica respetar el resultado y por supuesto no vetar la ley».