Sectores gremiales no integrados a la CGT se muestran muy críticos al acuerdo de la central obrera por el cual el gobierno decretó un bono de 5 mil pesos desdoblado en dos cuotas.

El Secretario General de la CTA, Hugo Yasky se mostró contrariado, “no puede ser que cambien un bono que no tiene fecha ni monto y que no van a cobrar todos los trabajadores. No jodamos…”. Entrevistado en el programa Crónica anunciada (AM530) aseguró que la CGT se quedó sin gremios frontalmente opositores al modelo de gobierno que representa la administración Macri. «Los combativos de la CGT se fueron y se nota. Los que quedaron tienen una compulsión por demostrarle al gobierno que los va a acompañar”, y definió al bono de la CGT como “un taparrabos, no es ni un paliativo”.