A propósito de los comentarios realizados por la actriz Esmeralda Mitre, con posterior pedido de disculpas, minimizando la cantidad de víctimas durante el Holocausto, es bueno recordar que expresarse en este sentido contra este crimen de lesa humanidad (que ofende a la humanidad) es penado en varias naciones.

Dentro de Europa, negar el Holocausto se considera delito en Francia, Alemania, Bélgica y Suiza. Los ciudadanos que niegan la importancia o la mera realidad del Holocausto judío pueden afrontar distintas situaciones penales. En octubre del año pasado una corte alemana sentenció a una mujer de 88 años a seis meses de cárcel por negar el holocausto e incitar el odio. Se trata de Ursula Haverbeck, quien se describe como una historiadora revisionista. Ella dijo, en un evento público en enero del 2016, que las cámaras de gas en el campo de concentración de Auschwitz «no eran ciertas». Una corte de Berlín halló a Haverbeck culpable tras analizar un video de su discurso en el que dijo que citaba un libro y no expresaba su propia opinión. Negar el holocausto, en el que murieron seis millones de judíos, es un delito en Alemania, y puede resultar en hasta cinco años en prisión. Haverbeck, quien evitó la cárcel al apelar el veredicto, ha enfrentado casos legales similares en Alemania. El más reciente fue de una corte de Renania del Norte-Westfalia el verano boreal pasado que la sentenció a 10 meses de cárcel por los mismos cargos.