Aprovechando la falta de controles que el gobierno aplicó para controlar los precios de los combustibles y aportando lo suyo para mantener la inflación en niveles muy altos, las petroleras aumentaron el precio de sus combustibles. YPF lo hizo por séptima vez en lo que va del año.

El litro de nafta Premium cuesta $ 35,37 (en la Ciudad de Buenos Aires), lo que representa un 5,5 % con una suba en lo que va del año de 35,2 %. Algo menos fue el aumento (4,5%) de la súper que ahora cuesta $29,37 con una suba en estos siete meses del 29,6 %. Shell no se quedó atrás poniendo la Premium a $36,95 y $30,28 la súper.