Un hombre falleció en el hospital Centenario de Gualeguaychú, y se transformó en la víctima fatal número 12 del hantavirus. Ese es el número fatídico que abraza a toda la geografía argentina, que cuenta con varias decenas más de personas contagiadas que lograron recuperarse.

En Lomas de Zamora, Lanús y San Pedro hay dos infectados internados que están mejorando su estado de salud, son los afectados dentro de la Provincia de Buenos Aires. Desde distintos sectores reclaman que los gobiernos provinciales y el nacional encaren tareas de prevención más drásticas para evitar que el recorrido del virus se siga expandiendo. Los médicos especialistas afirman que, al menos en la provincia de Buenos Aires, no revisten gravedad epidemiológica, destacando que son pocos los casos para una región de 15 millones de personas. Otro dato significativo es que las cepas del virus que afectaron a personas en el sur del país no son las mismas detectadas en pacientes de Entre Ríos y Buenos Aires. “Los casos conocidos en Epuyén (Chubut), y que han generado una lógica permeabilidad en la sensibilidad social, no presentan las mismas características que el caso confirmado por estas horas que corresponde a un peón que trabajaba en zonas rurales de Gualeguay por lo se lo considera un caso autóctono”, señala un comunicado del Hospital Centenario de Gualeguaychú.