Mientras el peronismo va organizando un nuevo aniversario del histórico 17 de octubre, intentando contener las ganas que brotan desde su militancia para que la celebración sea ganando la calle en apoyo al presidente Alberto Fernández, los sectores opositores más radicalizados nucleados en Juntos por el Cambio buscan continuar su política de esmerilar la gestión del primer mandatario convocando a una nueva marcha para este martes. Será la séptima movilización (la mayoría con muy escasa convocatoria) que soporta la gestión de Fernández en 10 meses de gobierno. Se trata de una cantidad de protesta récord para un gobierno desde la recuperación democrática. Muestra la ferocidad que presenta un sector de la derecha argentina dispuesta a no darle respiro al gobierno actual. Algunas de las movilizaciones anteriores tuvieron sesgos violentos, como cuando se intentó ingresar al Congreso Nacional el día que el Senado debatió la situación de tres jueces que ocupaban irregularmente un tribunal federal.

La convocatoria opositora de este martes está prevista a partir de las 17:00 y buscará nuclearse en distintos puntos del país con bocinazos y banderas. El peronismo, en esta ocasión, no se quedará impávido. Hay una movilización prevista a partir de las 14:00 para rodear la quinta presidencial como una forma simbólica de defender la gestión de Alberto Fernández