Una nueva etapa para las obras de dragado del río salado fue presentada este lunes por el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Se trata de una tarea asumida como cuestión de estado por los distintos gobiernos bonaerenses que se sucedieron desde 1983.

Esta obra, mal definida como una canalización por el presidente, comenzó a pergeñarse en el retorno a la democracia, bajo la gobernación de Alejandro Armendariz. Durante su mandato se elaboró lo que se llamó, «Lineamientos Generales para un Plan Maestro de la Cuenca del Salado», después se sucedieron los Gobernadores: Antonio Cafiero, Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf, Felipe Solá y Daniel Scioli donde las obras sobre el Salado fueron avanzando con distinto ritmo. El Plan Maestro sobre la Cuenca del Salado lo realizo la Consultora Inglesa Halcrow durante la Gobernación de Eduardo Duhalde, (1997) con la participación de técnicos de la Dirección Provincial de Hidráulica con sus equipos. En ese Plan se definieron acciones importantes que se fueron ejecutando parcialmente y con distintos grados de avances entre los que se incluye los de la actual gestión que encabeza Vidal.