Las últimas normativas anunciadas por el Banco Central relacionadas con la compra de dólares para ahorro minorista buscan frenar un riesgoso drenaje de reservas. Aproximadamente 4 millones de personas han utilizado el cupo mensual que les permite comprar hasta 200 dólares mensuales. Hasta antes de iniciado el aislamiento obligatorio a causa de la pandemia, eran solo 1 millón de personas.

Si bien el universo de compradores es mínimo en relación a la población total del País (menos del 10%) su tendencia de ahorrar en moneda extranjera genera grietas en las reservas del BCRA que promedia una fuga de 800 millones de dólares mensuales.  A esta cifra hay que sumarle otros 100 millones de dólares que corresponden a las compras con tarjeta de crédito. A partir del 1 de septiembre los pagos realizados por los consumos en moneda extranjera con tarjetas de crédito o débito se tomarán a cuenta del cupo mensual de 200 dólares