El presidente firmó una carta de intención con el CEO de Aluar, con el fin de mantener el precio de la energía y reactivar el desarrollo de la cadena de valor del aluminio primario.

Con el objetivo de fomentar la actividad industrial, la producción y el sostenimiento de las fuentes de trabajo, el gobierno nacional garantizará el valor de la energía para la plena operación de la Planta de ALUAR en Puerto Madryn. Así quedó establecido en una carta de intención que suscribió esta tarde el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el CEO de la compañía, Javier Madanes Quintanilla, durante una reunión en Casa Rosada de la que también participaron el jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; el secretario de Energía, Darío Martínez, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Para ello, el Estado arbitrará los medios para que los costos de la energía comercializada mediante la ejecución del contrato ALUAR – FUTALEUFÚ, queden eximidos de recargos y sobrecostos establecidos en el Mercado Eléctrico Mayorista. Estos sobrecostos regulatorios, incluyen los transitorios del despacho, del combustible, de la importación desde Brasil, aquellos relacionados con los contratos MEM, los cargos por reserva de potencia y los sobrecostos de compras conjuntas.

“Venimos de estar reunidos con el Presidente, el jefe de gabinete, el secretario de Energìa Darío Martínez, y el titular de Aluar, Javier Madanes Quintanilla. Una reunión muy importante, firmamos un convenio que tiene dos componentes: uno que tiene que ver con la provisión de energía eléctrica para Aluar; y una serie de compromisos de inversión muy importantes que va a realizar Aluar. Significa más inversiones, más puestos de trabajo y el desarrollo de la cadena productiva del aluminio.”, sostuvo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, durante una conferencia de prensa que se realizó luego del encuentro.

Por su parte, el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, destacó la importancia de poner en plena operación esta planta ya que “significa una fuente de 3.400 empleos directos, y divisas anuales por u$d 550 Millones promedio, lo que se traduce en un circulo virtuoso de desarrollo para el país, con inversión, producción, exportación, trabajo y previsibilidad”.