La justicia decretó el incumplimiento de la medida dictada el pasado 5 de junio en relación con el Hospital Fernández y el tratamiento del COVID-19

El titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario n.° 17 de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo Segon, resolvió decretar el incumplimiento de la medida cautelar dictada el 5 de junio, e intimó al gobierno porteño a que subsane diversas irregularidades en las medidas de seguridad sanitarias, en el plazo de cinco días. Todo ello en el marco de una denuncia presentada por la Asociación Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires del Hospital General de Agudos Dr. Juan A. Fernández.

Entre otros considerandos el juez remarcó que “el índice de contagios de trabajadores de la salud del Hospital Fernández es significativamente mayor al de los profesionales de otros hospitales públicos de la Ciudad de Buenos Aires”, atendiendo que hasta el 14 de junio hubo 70 infectados en el personal del hospital. Esto significa el 2.69% del total de la plantilla según reconoció el propio director del Hospital Fernández.

El juez advirtió en su resolución que “se encuentran suficientemente acreditadas las falencias señaladas por la actora en su denuncia y que la respuesta brindada por el demandado solo consistió en formular acusaciones sin sustento probatorio, por momentos contradictorias”, agregando en otro párrafo de su resolución que, “incluso se ha procurado echar culpas a los profesionales del nosocomio por el inadecuado manejo de los EPP o endilgándoles que no cumplían con las medidas dispuestas en los protocolos, pero ello no se encuentra mínimamente acreditado en la causa”, agregó. Por otra parte, subrayó: «no quiero dejar de señalar que los planos presentados por el GCBA el 23 de junio resultan sumamente confusos, con muy pocas referencias e incluso, como se verá, no detallan la situación de todos los pisos del nosocomio, a diferencia de los planos anteriormente presentados».

Finalmente, el juez Segon reiteró que “las falencias relativas a las modificaciones de las áreas de circulación de personal y pacientes con COVID-19 y sin COVID-19, la falta de comunicación y señalización respectiva, las cuestiones relativas al ingreso al nosocomio y los ascensores, deben ser atendidas y deberán ser subsanadas”.