Sobre un total aproximado de 39.800 conductores de taxi que están habilitados en la Ciudad, hay 1125 que son mujeres. Un año atrás eran menos, apenas poco más de 700.

El incremento se debe a una campaña que inició en su momento el gobierno porteño con la intención de llegar por lo menos a 2 mil mujeres al frente un taxi en la ciudad, teniendo en cuenta que hay un gran número de taxis ociosos, es decir, vehículos habilitados para operar que no tienen conductor. “Abrimos esta convocatoria para incorporar 2000 conductoras de taxi al sector con el objetivo de dar una alternativa real a mujeres que buscan independizarse económicamente y ser autónomas», afirmó Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura de la Ciudad. La ciudad ofrecer cursos de formación que se extienden por diez días y comienzan en marzo para quienes estén interesadas en incursionar en este trabajo.