Por la muerte de Débora Pérez Volpin, ocurrida durante una endoscopía realizada en el sanatorio de la Trinidad de Palermo, fue procesado por el delito de encubrimiento Roberto Osvaldo Martingano, director médico del Sanatorio y Miriam Eliana Frías, la instrumentadora acusada por ser autora penalmente responsable de falso testimonio.

Por este hecho, ocurrido en febrero de 2018, fue condenado el endoscopista Diego Bialolenkier y absuelta la anestesióloga Nélida Inés Puente. Ahora, por pedido de la familia de la periodista, continúa la investigación por encubriiento. En este marco la causa tiene dos procesados más, la justicia dispuso para ellos un embargo de $500 mil para Martingano y $250 mil pesos a la instrumentadora.