La justicia británica rechazó este lunes la extradición de Julian Assange a Estados Unidos al considerar que, de hacerlo, éste podría suicidarse. Assange, de 49 años, lleva 20 meses recluido en la cárcel londinense de Belmarsh desde su espectacular detención en abril de 2019 en la embajada de Ecuador en el Reino Unido, donde vivió refugiado siete años.

Assange es un ejemplo de las consecuencias que puede tener ejercer el periodismo en plenitud. Él lo hizo desde su portal WikiLeaks haciendo saltar a la luz pública, en 2010, unos 700.000 documentos militares y diplomáticos confidenciales que pusieron en apuros a Estados Unidos y varios gobiernos de todo el mundo.

Tras la buena nueva que dio la justicia británica este lunes, el Gobierno de México ofreció este lunes gestionar asilo político para el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. «Voy a pedirle al secretario de Relaciones Exteriores que haga los trámites correspondientes para que se solicite al Gobierno del Reino Unido la posibilidad de que el señor Assange quede en libertad y que México le ofrece asilo político», dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su habitual conferencia de prensa matutina.