Vecinos de la Villa 21-24 se movilizaron este jueves hasta la Jefatura de Gobierno porteño en reclamo por el recorte en las raciones que reciben los comedores y merenderos de este barrio.

El reclamo va de la mano de datos que las propias autoridades de la ciudad dieron a conocer señalando que la pandemia hizo que se triplicara la demanda en comedores. En este contexto resulta llamativo que se achiquen las raciones. En un flyer que dieron a conocer desde los merenderos para la convocatoria a la marcha de este jueves, se pidió la aplicación de la Ley Ramona, que prevé la entrega de un reconocimiento económico a trabajadores comunitarios.

«Necesitamos la atención de la Ciudad. En el último tiempo de pandemia vinieron ajustando la cantidad de gramos que se le sirve a los platos de comida. No sabemos en qué se basan o cómo arman el menú para reducir la comida; es para que comamos como pajaritos. Nosotros no podemos estirar la olla», dijo Eva Alarcón, trabajadora del comedor comunitario Padre Daniel de la Sierra de la Villa 21/24.