El Gobierno determinó que a partir del primero de septiembre, las jubilaciones, pensiones y la AUH aumentarán 6,68%, representando una nueva pérdida en el poder adquisitivo de los salarios de los abuelos, teniendo en cuenta que la inflación anual estará por encima del 35%.

Se trata del tercer aumento en el año. El primero con la nueva fórmula se aplicó en marzo pasado, fue del 5,71%. En junio se aplicó el segundo, de 5,69%. Con el próximo 6,68% el haber jubilatorio se habrá ajustado en total un 19,19% en nueve meses. Con el nuevo ajuste la mínima pasará de $ 8.096,30 a $ 8.637,10.