Para miles de personas la llovizna y el frío no fueron obstáculo para ratificar el compromiso con la búsqueda de un modelo de país más justo. Entre esas personas estaban las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo acompañadas por organismos de derechos humanos, gremios y partidos políticos que se oponen al decreto que impulsa el Presidente Mauricio Macri habilitando la militarización de la seguridad interior. La convocatoria fue frente al Ministerio de Defensa, sobre la avenida Paseo Colón. Lita Boitano comenzó leyendo el documento destacando que “este gobierno implementa la miseria planificada, organiza despidos masivos, el vaciamiento de las políticas sociales, la persecución a pueblos originarios y a las y los militantes populares con presos políticos, mientras aumenta la impunidad para los genocidas, con violencia institucional, represión de la protesta social y censura a la prensa”, contextualizó. El decreto “refuerza el modelo represivo de un gobierno que representa los intereses de pocos mientras empobrece a las mayorías”. El nieto recuperado Leonardo Fossati, habló en representación de Abuelas destacando que el decreto “viola la legislación vigente, lesiona gravemente el consenso social construido tras el retorno a la democracia y el debido respeto a los derechos humanos”.