Una movilización multitudinaria abraza este lunes las calles de la ciudad de Buenos Aires convocada por distintos sectores políticos, sindicales y organizaciones sociales repudiando el golpe de estado en Bolivia. El apoyo a Evo Morales convocó a gremios y estructuras políticas encabezadas por el peronismo.

El presidente Alberto Fernandez volvió a expresarse, en ese sentido, a través de las redes sociales y celebró que el radicalismo haya salido a oponerse al golpe de estado contrariando la voluntad del saliente Mauricio Macri. “Sacar a un presidente con acciones que no están dentro del marco de las reglas de la democracia no puede llamarse de otra forma que golpe de Estado. Celebro que la UCR, con sus años de tradición republicana, así lo entienda”, reflexionó Fernández al momento que se conocía que Evo pedía asilo político en México, según señaló el canciller del país centroamericano.

Este lunes también se sumó a las voces pro golpistas el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien celebró lo sucedido en Bolivia señalando que el derrocamiento de Evo Morales “preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano haga escuchar sus voces”, afirmando que la renuncia presidente boliviano que ganó las recientes elecciones con el 47% de los votos, deja a la región más cerca de ser “completamente democrática, próspera y libre”.