En la sesión ordinaria de este jueves la Legislatura Porteña aprobó una nueva prorrogar por cinco años de la emergencia social, urbanística, ambiental y sanitaria de la cuenca Matanza – Riachuelo impulsada por el Poder Ejecutivo local.

La norma, aprobada con 36 votos a favor y 14 abstenciones, promueve la extensión de una ley sancionada en 2011, que fijó las acciones que debía llevar adelante la Ciudad para asegurar el cumplimiento del Plan Integral de Saneamiento Ambiental, acordado en el ámbito de la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar).

En su aprobación inicial contemplaba cinco años de vigencia de la emergencia, pero en 2016 se aprobó en la Legislatura una prórroga por tres años más, que caducará en septiembre próximo, por lo que se planteó una nueva extensión hasta 2024. Varios de los legisladores que se abstuvieron plantearon en el recinto la falta de fundamentos para una nueva prorroga, «nos piden encubrimiento» enfatizó Gabriel Solano (Frente de Izquierda) asegurando que no hubo una rendición de cuentas para saber que se hizo durante todos estos años. Con la misma firmeza se manifestó Victoria Montenegro (Unidad Ciudadana) señalando que espera que esta sea la última vez.