Desde este mes Estados Unidos actualizó e incrementó las exigencias para otorgar visas de ingreso al país. El Departamento de Estado norteamericano anunció que ahora exigirá que se entreguen los nombres de usuarios de redes sociales, direcciones de correo electrónico y números de teléfono.

Este cambio afectará a 15 millones de extranjeros que visitan Estados Unidos o están de paso camino a otro destino internacional. La Casa Blanca alienta políticas de mayor control revisando el historial de los solicitantes de visas en redes sociales en busca de algún elemento sospechoso.