Un grupo opositor a la conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que encabeza Roberto Fernández, realiza este martes una medida de fuerza por 24 horas en la Capital y el conurbano bonaerense que paraliza más de 50 líneas de colectivos, en reclamo de mejoras salariales y contra las políticas que impone la actual dirigencia del gremio.

La huelga, convocada por el sector opositor a la actual conducción de la UTA, que es liderado por Miguel Bustunduy, afecta las líneas del área metropolitana 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177 y 188, y las bonaerenses 256, 263, 271, 299, 370, 373, 384, 385, 388, 403, 405, 421, 429, 435, 540 y 543. La medida de fuerza se realiza pese al acuerdo alcanzado anoche por la conducción de Fernández que acordó un aumento salarial del 18,3 por ciento, en el marco de las negociaciones paritarias desarrolladas en el ministerio de Trabajo.