Tras la muerte de Maradona la justicia investiga si recibió una atención médica adecuada en los últimos momentos de su vida. La fiscalía sospecha que pudo haber mala praxis. En ese marco a última hora de este jueves el coordinador de los enfermeros que atendían a Diego prestaba declaración ante el fiscal John Broyard, quien preguntó por las anotaciones en el seguimiento del paciente. Busca saber si no debió intervenir un médico en la noche del martes cuando Maradona tuvo picos de presión.

En el recorrido de los sucesos de las últimas semanas del capitán hay un antecedente que llama la atención. Los médicos de la Clínica Olivos, donde fue operado por un edema subdural, insistieron en mantener su internación unos días más o llevarlo a un domicilio privado con la atención adecuada. Su alta finalmente fue aprobada por el médico Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov.

Sobre el momento crítico que desencadenó el fallecimiento de Maradona, fuentes judiciales señalaron que la primera ambulancia tardó 11 minutos en llegar al country San Andrés contradiciendo la demora de media hora que afirmó el abogado del astro, Matías Morla. Según los registros de llamadas y los videos de cámaras de seguridad, a las 12.17 se produjo el primer llamado a la empresa Swiss Medical, a las 12.23 se reclamó el servicio y a las 12.28 llegó.

La fiscalía seguirá tomando declaraciones a asistentes y enfermeros que estuvieron en las últimas horas de vida acompañando o atendiendo a Maradona. Posiblemente, después sean citados los profesionales médicos.