A contramano de la tozudez caprichosa del presidente saliente Mauricio Macri, que se niega a definir como golpe de estado lo sucedido en Bolivia, su exministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, afirmó que el presidente Evo Morales fue víctima de un golpe de Estado.

Ejerciendo docencia elemental Malcorra justificó su apreciación en tres puntos objetivos: «La interrupción del mandato presidencial vigente; la interrupción no avalada por el Congreso o el Parlamento; y el rol de las Fuerzas Armadas”, explicó en diálogo con radio La Red. Macri fue más lejos aún, se negó a ofrecer asilo político a Evo que este martes estará llegando a Mexico, país que se ofreció para recibirlo aceptando que el presidente boliviano fue obligado a renunciar para evitar enfrentamientos sangrientos.