El presidente Mauricio Macri anunció que postulará para jefa del Ministerio Público Fiscal, en reemplazo de Alejandra Gils Carbó, a la actual presidenta del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Inés Weinberg de Roca.

Formalizada la postulación el Senado debe aprobarla. No será una tarea sencilla, el oficialismo no cuenta con los dos tercios necesarios. No solo eso, Weinberg llega con mucho apoyo de Elisa Carrio. La diputada de la Coalición Cívica genera resistencias en la cámara alta y en particular de Miguel Pichetto que tiene una relación más que fluida Lorenzetti.

Un segundo inconveniente del oficialismo se traslada a la Ciudad de Buenos Aires. Si los pliegos de Weinberg son aprobados en el Senado, la legislatura porteña deberá nombrar su reemplazante al frente del del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad. Será, quizás, la primera prueba bajo el actual formato pos-electoral para saber cómo llega el oficialismo a los 40 votos (tiene 34 propios) que representan los dos tercios necesarios para su aprobación.