El presidente Mauricio Macri expresó su deseo de concluir con el clima de resignación que vivimos los argentinos. Lo hizo en un mensaje que ofreció este jueves en la dársena norte del puerto de Buenos Aires participando de la botadura del buque Santiago S. Tandanor. Macri no hizo referencia a los anuncios que dio ayer su Ministro Hernán Lacunza, ni tampoco avanzó en otros. Pareció querer llevar tranquilidad a los mercados minutos antes que abran su ronda de este jueves al señalar «Estamos focalizados en reducir el impacto de la devaluación y de la incertidumbre», y volvió a colocar en los adversarios políticos responsabilidad al señalar la necesidad de «colaborar para que exista institucionalidad, sin generar miedos ni desconcierto». El presidente volvió a hablar como un referente espiritual al pedirle a la gente darle “para adelante”, al tiempo que reiteró que “decidimos cambiar porque estamos seguros de que podemos ser mejores”.