Con trabajadores de Telám protestan en la calle el Presidente ofreció una conferencia de prensa en la Quinta de Olivos. Cuando se le preguntó sobre este tema Macri solo se lamentó por los despidos, justificándolos para poder tener un Estado más moderno. Señaló que la Agencia de Noticias oficial estaba sobrecargada de gente y culpó a la gestión anterior de esa superpoblación.

Sobre otros temas el Presidente no hizo autocríticas y evadió las preguntas ofreciendo respuestas que transitaron temas que quería abordar. En ese contexto resaltó que se está atravesando una tormenta, ratificando el rumbo económico. “Estamos haciendo el esfuerzo correcto, vamos a retomar el crecimiento volveremos a generar trabajo”, señaló para destacar que “el objetivo es bajar la inflación y el plan va en esa dirección”. Puntualizó que la inflación castiga al que menos tiene y la inversión genera trabajo. En una de las pocas frases donde el Presidente mostró precisión vaticinó “esperamos a fin de año estar en la inflación de un dígito” estimando que no hay riesgos de repetir una experiencia como el pasado. Una segunda precisión que dio Macri es que no dará marcha atrás con lo definido en materia de retenciones. “Sacamos las retenciones porque queremos exportar, las retenciones nos destruyen el futuro”, dijo. Finalmente, sobre las denuncias que están en la justicia de aportes truchos a las campañas electorales de la alianza Cambiemos, Macri evadió el tema en dos ocasiones señalando que “siempre hemos presentado los papeles con los gastos de campaña”, para descargar la responsabilidad en la Gobernadora Vidal “quien ya dio explicaciones hoy”, y se mostró predispuesto a bancarizar los aportes de las próximas campañas.