Durante la inauguración del Hotel Hilton de Pilar el presidente Mauricio Macri habló del conflicto de los trabajadores de Aerolínea Argentinas con la empresa que no está cumpliendo con el acuerdo paritario, lo que generó asambleas de los distintos gremios que provocaron cancelaciones de vuelos este jueves.

Macri se quejó por eso y aprovecho la ocasión para señalar que la aerolínea estatal debe autosustentarse. “Desde que Aerolíneas se estatizó, los argentinos tenemos que poner plata todos los meses para que funcione. Todas las demás líneas aéreas no requieren que el Gobierno ponga plata», lanzó repitiendo un latiguillo no del todo cierto si asumimos como crédito el plus que genera Aerolíneas con el sostenimiento de una importante estructura productiva, como el turismo, llegando a numerosos rincones del país. Como las rutas viales, las rutas aéreas son una cuestión de estado y como tal debe asumirse cuidándolas. Desde los gremios sospechan que los están empujando al paro para justificar la privatización de Aerolíneas Argentinas. No es una mirada antojadiza, hubo rutas internacionales entregadas, como Buenos Aires – Barcelona que ahora cubre Iberia con un sistema de bajo costo (sin catering) completando varios vuelos semanales. Algo similar temen para un destino más cercano, Punta del Este. La polémica Flybondi comienza a volar a ese destino cuando Aerolíneas baja sus frecuencias. Los gremios alertan sobre un posible vaciamiento de la empresa de bandera. Los memoriosos recordarán lo que representó esa opción en los años neoliberales de los 90.