Tras el partido con Nueva Zelanda, Los Pumas partieron a Australia, destino al que llegaron el domingo y el lunes realizaron los primeros ejercicios regenerativos en las instalaciones del Randwick Rugby Club.

Este martes los trabajos pasaron a ser de mediana intensidad, por la mañana el plantel estuvo realizando fisioterapia y por la tarde se realizaron trabajos de campo donde los forwards trabajaron en el scrum y el line, uno de los puntos donde los All Blacks fueron más fuertes. Los backs, en tanto, realizaron ejercicios de ataque y de destreza. El jueves, luego de los entrenamientos de alta intensidad del miércoles, el plantel viajará a Brisbane donde jugará ante los Wallabies el sábado.