La movilización de los mendocinos en defensa del agua y contra las políticas en favor de las mineras que impulsa el gobierno provincial, se potencia día a día. Grupos ambientalistas vuelven a convocar este domingo a una nueva marcha después que la Legislatura de Mendoza ​modificó la ley que prohibía la minería metalífera y abrió la puerta a inversiones de cobre, plata y oro. La fuerte resistencia a este proyecto se observó esta semana cuando los legisladores debatían el tema, se generaron protestas en la puerta del parlamento local y cortes de rutas productivas.

Los mendocinos han fomentado en los últimos años un estado de conciencia de los riesgos que conlleva la explotación de determinados minerales. En 2007, se logró sancionar una ley (7.722) que prohibía todo tipo de minería metalífera. Ahora se la modificó permitiendo el uso del cianuro y el ácido sulfúrico (sólo queda prohibido el mercurio) generando una explosiva protesta de la población local que esta noche vuelven a marchar desde la terminal Eugenio Bustos hasta la Casa de Gobierno.