Los gobernadores se reunirán este martes en la Casa Rosada para seguir depurando el ajuste que plantea la propuesta oficial del presupuesto 2019 que el gobierno llevará al Congreso.

Funcionarios nacionales piden respaldo a la iniciativa, argumentan que es necesario aprobarlo cuanto antes para dar señales a los mercados y al FMI, con quien se está en conversaciones para adelantar fondos de los créditos aprobados. Dos gobernadores se niegan a dar esa señal, el puntano Alberto Rodríguez Saa y el santafesino Miguel Lifschitz. “Yo creo que está instalado que los gobernadores vamos a ir a avalar el Presupuesto y que ya sale. No es así», advirtió el gobernador de San Luis en declaraciones a Radio Estación Sur de Mendoza. «Lo que vamos a hacer es, por primera vez, informarnos cómo es el Presupuesto. Supongo que nos entregarán el Presupuesto en la mano para estudiarlo. Después de que nos vayamos el martes, vamos a estudiarlo y seguramente vamos a proponer modificaciones, porque ¿quién quiere votar el Presupuesto del FMI? Yo no», manifestó. Otros mandatarios provinciales se inclinan en favor de dar un apoyo explícito y concreto a la iniciativa presupuestaria. El chubutense Mariano Arcioni aseguró que retacearle el presupuesto al gobierno nacional es irresponsable desde lo institucional. El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, pide tener más información y una estimación real de la cotización del dólar para el año próximo. En declaraciones al diario Clarín destacó: «Ahora tenemos que discutir el Presupuesto, que los gobernadores queremos acompañar. Pero ¿cuáles van a ser las variables del Presupuesto? ¿Con qué dólar, con qué inflación? Queremos que la Argentina tenga un Presupuesto pero no sabemos con qué parámetros».