Mientras la Policía mantiene cercado el local del Partido Justicialista a Nivel Nacional, impidiendo el ingreso de personas al edificio, se conocieron los fundamentos del fallo de la Jueza Romilda Servini de Cubría para decretar su intervención. Para el titular del peronismo, José Lui Gioja, que a las 21:30 abandonó el edificio, los argumentos resultan poco consistentes y se quejó del exagerado cerco policial. «Lamentamos lo que está pasando, que estén los policías aquí reprimiendio que no nos dejan hablar con ustedes (la prensa)»

Textual del fallo: «Luego de analizar los argumentos esgrimidos por los requirentes, y de repasar brevemente la historia partidaria reciente, resulta necesario forzar la memoria a efectos de poder encontrar una
crisis política e institucional como la que afecta al Partido Justicialista de Orden Nacional en la actualidad.- Los adversos resultados electorales obtenidos en los dosúltimos procesos electorales (elecciones nacionales de los años 2015 y 2017), han profundizado la división interna que venía gestándose con antelación.- La derrota en los comicios presidenciales como asítambién el fracaso en el acto electoral para elegir gobernador en eldistrito más grande del país, han provocado una crisis en la conducción partidaria difícil de superar.- El grado de división alcanzado, con líneas internas partidarias que se ubican en las antípodas del pensamiento político, ha creado una situación crítica insostenible que de permanecer en el tiempo, podría afectar la propia existencia del partido.- Así las cosas, se verifica la existencia -por un lado-, de una parte de la dirigencia partidaria que permanece en la agrupación intentando fortalecer y reposicionar al partido frente a la sociedad.-
De otro lado, se ha observado que, en los últimos comicios nacionales y provinciales del año 2017, reconocidos
dirigentes partidarios apoyaron candidaturas de partidos o frentes políticos de los que el Justicialismo no formó parte o directamente se han postulado como candidatos de esas agrupaciones que compitieron en el último proceso electoral contra el partido fundado por el General Perón. Esta suerte de vaciamiento partidario, provocado por
quienes dicen ser peronistas al solo efecto de obtener una ventaja electoral, se ve perfectamente plasmado en la actitud de aquellos que utilizando el “sello” de la agrupación y el apellido de quien fuera su fundador, emigran a otras agrupaciones políticas -distintas y de diferente pensamiento-, para apoyar candidaturas que no son
sostenidas por el Partido Justicialista.- Se ha producido en los hechos una traumática escisión por el accionar de quienes aun siendo autoridades partidarias abandonaron la agrupación a su suerte, para formar nuevas estructuras
que compitieron contra el Partido Justicialista, con la sola esperanza de obtener alguna ventaja electoral.»