El presidente Alberto Fernández tuvo una agenda muy cargada este miércoles con actividad que se concentró en la Residencia presidencial de Olivos a partir del mediodía cuando recibió, para compartir un almuerzo, a Roberto Lavagna y el Ministro de Economía Martín Guzmán. Por la tarde llegaron hasta Olivos una nutrida caravana de los más encumbrados empresarios nacionales junto a la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA), encabezada por su titular Miguel Acevedo. Llegaron autoridades de Aluar, Javier Santiago Madanes Quintanilla; de Arcor, Luis Pagani; de Grupo Murchison, Roberto Murchison; de Accenture, Sergio Kaufman; de Molinos Río de La Plata, Luis Pérez Companc; Pan American Energy, Marcos Bulgheroni; Mariano Bosch, de Adecoagro, Daniel Herrero, de Toyota y Luis Pérez Companc, de Molinos.

Tras la reunión Acevedo y Kaufman fueron los voceros ante la prensa, aunque sin dar pormenores de las idas y vueltas más calientes del plenario con el presidente. “Fue una reunión informal, nada en específico” comentó Acevedo ante los cronistas apostados en los portones de la calle Villate. Después, el titular de la UIA prefirió definir el poderoso perfil de los visitantes “Los que estaban en esta reunión son los empresarios que deciden las inversiones, los que tienen los ‘fierros´ en la Argentina, los que están decidiendo las inversiones y viendo cómo van a seguir de acá en más”. Roberto Lavagna no participó de esta reunión, pero Fernández se encargó de comentarles a los visitantes que había intercambiado ideas con él minutos antes. Lavagna es un buen interlocutor con los popes de la industria nacional. Kaufman se mostró optimista y destacó que “el sector tecnológico y de exportación de conocimiento ha venido creciendo y lo seguirá haciendo. Si algo ha hecho la pandemia es que el trabajo remoto y la posibilidad de exportar servicios a todo el mundo ha crecido. Eso es parte del futuro”.