Los gremios docentes porteños cumplieron tres semanas de paro y continuarán la semana próxima con su plan de lucha «en favor de la vida» y en rechazo a la decisión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta de mantener la presencialidad en las aulas, luego de que se registraran 14 trabajadores de la educación fallecidosen la ciudad de Buenos Aires desde que se iniciaron las clases en febrero.

«Con el capricho de la presencialidad sólo lograron 14 muertes, paros y protestas. Ese es el saldo», coincidieron -en diálogo con Télam- los principales referentes de los gremios UTE-Ctera, Ademys y Sadop.

Conhuelgas, caravanas y ‘semaforazos’ para concientizar sobre la situación que se vive en la ciudad, los sindicatos porteños cumplen tres semanas de protesta, en rechazo a la decisión del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta de mantener la presencialidad en el distrito pese a que se encuentra entre las zonas del país bajo «alarma sanitaria» por los casos de coronavirus.

Las muertes de docentes y auxiliares «pasaron de ser un pronóstico a convertirse en historias reales de personas que todos los días ponían el cuerpo», dijo Eduardo López, secretario gremial de Ctera y secretario general adjunto de UTE.