Puesta en marcha la legislatura para un nuevo período de sesiones, los diputados aprobaron el Consenso fiscal suscripto con la Nación y las provincias argentinas y sancionaron una nueva ley tarifaria local para el período 2020, con sus respectivas adecuaciones en el Código Fiscal. De esta forma se sustituyen todos los artículos relacionados con el Impuesto sobre los Ingresos Brutos e incorpora modificaciones en los artículos de la Ley Tarifaria 2020 inherentes a los sujetos comprendidos por la modalidad Declaración Simplificada. También se readecuan los importes de las multas por omisión de presentación de declaraciones juradas y se establecen cambios en las alícuotas de impuestos de Sellos.

Entre los distintos rubros con las tasas aplicables sobre los Ingresos Brutos se destaca una alícuota de 0,75% para actividades primarias (agricultura, ganadería, silvicultura, canteras, etc.), 0,50% en carnes y productos cárnicos no procesados y alícuotas del 15% para bienes o servicios suntuarios como la compra de oro o piedras preciosas y de videojuegos, o el 12% a los juegos de azar, por ejemplo.

Las obras y servicios de Electricidad, Gas y Agua tributarán 3% y cuando la facturación supere los 96 millones de pesos anuales se aplicará un 3,75%. En cuanto a la facturación de esos servicios a residenciales, se aplicará 4%. El gas licuado mayorista en garrafa o cilindro tributará 4.90%.

Otros casos generales: Construcción 2,5%; comercio entre 3, 4.5 y 5 por ciento según montos anuales de facturación; tarjetas de crédito o compra 7%; restaurantes y hoteles 3 y 4.5%; servicios de transporte 2%; inmobiliarias y alquileres, 3 y 5% según niveles de ingresos; comunicaciones 3 y 4.75%.

Los créditos hipotecarios para compra de vivienda de uso único, familiar y permanente tendrán tasa cero (es decir que no tributarán ingresos brutos). Otros préstamos con garantía hipotecaria pagarán 7% de IB. Los créditos de bancos oficiales a otros bancos con destino final a actividades productivas, 1.5%.

La venta de muebles, inmuebles, automotores 5.5% y los servicios sociales y de salud entre 3 y 4.75%; servicios comunitarios, de enseñanza y similares, 3 y 5% según montos.

La industria del software (programas para computación) quedará excenta del Impuesto sobre Ingresos Brutos cuansdo su facturación anual no supere los $130 millones; de lo contrario tributará 1.5%.

El impuesto de sellos será del 1%, con excepción de las alícuotas especiales determinadas en un listado. Será del 1.2% para las operaciones monetarias registrables (ventas de inmuebles y automotores).

El presidente de la comisión de Presupuesto, Claudio Romero (Vamos Juntos), hizo de miembro informante y explicó que la eliminación de los descuentos y promociones inicialmente previstos para el 2020, como consecuencia del nuevo pacto federal impositivo, significa retrotraer las tarifas a las alícuotas de 2019, salvo algunas pocas excepciones. Enfatizó que de ninguna manera se trata de un aumento de gravámenes.

Por su lado la diputada peronista María Rosa Muiños (Frente de Todos) anunció el respaldo del justicialismo al consenso con Nación y provincias, aunque aclaró que se abstendrían en lo concerniente a la ley tarifaria.