La refacción de la Plaza de Mayo promete debate en varias direcciones. Habilitada este martes por el Jefe de Gobierno Porteño, presenta la particularidad de tener rejas que la dividen en dos. Se trata de un enrejado desmontable que se puede retirar en 48 horas, que altera la silueta histórica de la plaza. Larreta minimizó esto y se expresó feliz de reinaugurar la Plaza de Mayo. “Desde hoy, vamos a poder volver a disfrutar de este lugar tan importante para nuestra historia completamente renovado”.

Mientras Larreta expresaba su felicidad, en la Legislatura porteña ingresaba por mesa de entradas un pedido de informes de las legisladoras Pokoik y Conde, pidiendo saber “los motivos por los cuales se dispuso la colocación de rejas fijas, con sólo dos puertas con posibilidad de estar abiertas o cerradas, que divide de forma transversal un mismo espacio público, la Plaza de Mayo”. El titular del bloque Vamos Juntos, el diputado Agustín Forchieri adelantó la respuesta con un tuit: “Esta hermosa e histórica plaza ahora es más grande. Más espacio para que la transiten y disfruten las personas, y menos para los autos”.