La nave OSIRIS-REX, que viaja junto a un asteroide cercano a la Tierra llamado Bennu para traer información y una pequeña muestra de regreso a la Tierra para su estudio, ha enviado fotos que muestran la composición rocosa del mismo.

La misión se lanzó el 8 de septiembre de 2016, desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral. Como estaba previsto la nave espacial, que llegó a Bennu en 2018 y devolverá una muestra a la Tierra en 2023,  reveló las primeras fotos del asteroide considerado potencialmente peligroso para la Tierra que tiene 490 metros de diámetro y está repleto de piedras y rocas, mucho más de lo que preveían los científicos. Las imágenes fueron captadas el 7 de marzo a una distancia de tan solo 4,8 kilómetros del asteroide.