Varios municipios bonaerenses van desarrollando propuestas de ajustes puertas adentro. Lo hacen en paralelo a lo planteado tanto por el gobierno nacional como el provincial. Con el correr de los días algunos jefes comunales están elevando planteos en ese sentido. El intendente peronista de Las Flores, Alberto Gelené (foto), le presentó al Tribunal de Cuentas «un pedido formal para no percibir el sueldo» que le corresponde como intendente, «y así tener mayores recursos disponibles para afrontar esta situación de emergencia económica municipal». Así lo anunció en conferencia de prensa la semana pasada. Gelené fue electo por cuarta vez en las últimas elecciones locales, desplazando a Ramón Canosa, de Juntos por el Cambio. El intendente señaló que Las Flores tiene una situación extrema y crítica por su endeudamiento que alcanza los 48 millones de pesos entre Deuda Flotante (28 millones) y Recursos Afectados (20 millones).

Loas Flores no es el único municipio que ajustará sus gastos en relación a funcionarios y representantes políticos. También se pronunciaron con medidas similares los intendentes de Chicilcoy, Guillermo Britos, y de Coronel Suárez, Ricardo Moccero. Ambos congelaron sus sueldos y el de todos los funcionarios hasta el 30 de junio del 2020, aclarando que ningún aumento que recaiga sobre los empleados de estos municipios representará aumento para quienes tengan cargos jerárquicos. En tanto que en el municipio costero de General Alvarado este jueves el Concejo Deliberante debatirá un proyecto que también plantea congelar los sueldos del órgano deliberativo y del Poder Ejecutivo local.