Una clara muestra de la dificultad que tendrá por delante el Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para reunir voluntades en la Legislatura Porteña se observó este jueves en su última sesión del año, antes del recambio parlamentario. Mientras los médicos residentes (foto) esperaban sentados sobre la Avenida de Mayo la formalización de la marcha atrás, prometida en el día de ayer, de la ley que los afectaba directamente (sancionada la semana pasada por este mismo parlamento y hoy anulada), el titular del bloque Vamos Juntos, Daniel Presti, anunciaba en el recinto que enviaban a comisión dos propuestas propias: El convenio urbanístico celebrado con el Hotel Sheraton, y el proyecto de ley para cambiar la zonificación de los polígonos que incluyen el predio del Cuartel de la Policía Montada. Dar de baja en pocas horas tres proyectos propios, dos de ellos con la necesidad de reunir los dos tercios (40 votos) para su aprobación, demuestra la dificultad que ya está teniendo el oficialismo para cerrar acuerdos a futuro.

Una misiva enviada por la Fuerza Federal considerando “inapropiada” la mudanza de la Montada de Palermo a otro predio, fue determinante para que se recule con el proyecto inmobiliario en una de las zonas mejor cotizadas de Buenos Aires. Cierta rebeldía de los aliados radicales cascoteando las propuestas terminaron por patearlas hacia un adelante incierto. Hoy el oficialismo cuenta con los votos necesarios, después del 10 de diciembre, le faltarán tres