Larreta lanzó este martes lo que bautizó como el Plan Futuro en la Ciudad, un tramado de confusas propuestas que según al decir del propio Jefe de Gobierno, «busca abrir un proceso de participación ciudadana para construir junto a los vecinos el futuro de la Ciudad». Según se planifica, la propuesta se llevará adelante en 3 etapas que comienzan este martes y finalizarán el 3 de diciembre para definir nuevos proyectos de desarrollo interministerial en base a 5 ejes centrales: bienestar integral; seguridad; educación y trabajo; transformación urbana; y ciudad digital.

Lo extraño es que Larreta busca la participación de los vecinos porteños para un mega lanzamiento de inocultable objetivo electoral, mientras niega la posibilidad de escucharlos cuando se manifiestan (en audiencias públicas) contra las excepciones que permiten la construcción de torres en espacios públicos como Costa Salguero, o en otros privados como Costanera Sur.

En este contexto sorprende la propuesta oficial que plantea llevar «adelante distintos encuentros e instancias de debate, entendiendo la importancia de escuchar activamente las voces tanto de los referentes de la sociedad civil y los especialistas en las distintas disciplinas, como de quienes viven o visitan todos los días la Ciudad», tal como establece el propio Larreta a través de una serie de mensajes en redes sociales.