Durante el encuentro que hubo en Casa Rosada para la firma del Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal de la Provincia de Buenos Aires (PREIMBA) representantes del gobierno nacional volvieron a plantear la necesidad de suspender por única vez las elecciones primarias (PASO) previstas para agosto. Los receptores del pedido fueron dos prominentes representantes del Pro, el diputado Christian Ritondo y el intendente de Vicente López, Jorge Macri.

El intercambio de opiniones se filtró y mutó para ser recogido en los pasillos del palacio presidencial como si se tratara de un acuerdo. Así lo publicaron rápidamente un par de medios. Casi de inmediato el jefe comunal de del norte bonaerense lo encarriló, «no hubo ningún acuerdo, solo un pedido», afirmó. Desde un sector aliado al Pro, salieron a bajar cualquier expetativa. El diputado Maximiliano Ferraro salió con los tapones de punta a parar cualquier expectativa, «En mi condición de Presidente de la Coalición Cívica y parte integrante de Juntos para el Cambio, desconozco y desmiento principio de acuerdo para la postergación de las PASO y elecciones generales 2021″, señaló en un mensaje en red social. No se quedó ahí, agregó también «Cualquier modificación a las reglas de juego electoral debe realizarse institucionalmente y convocando a los partidos políticos y jefes de bloques parlamentarios».

Lo cierto es que será difícil anular las PASO en la medida que todos los integrantes de Juntos por el Cambio no acuerden aceptarlo. Una determinación así debe ser aprobada por el parlamento nacional y el de cada provincia. La oposición mantiene mayoría en la provincia de Buenos Aires, lo que resulta una traba para avanzar en un acuerdo. Por ahora, el partido creado por Elisa Carrió se mantiene muy firme en negar las elecciones primarias de este año.