“No está bueno que el Congreso no funcione, por eso la oposición pidió esta sesión especial”, planteó el titular de la bancada del Frente para la Victoria, Agustín Rossi después de logar, con la presencia de 129 diputados, el quórum que necesitaba para abrir la sesión especial en la Cámara de Diputados para habilitar el tratamiento de una batería de proyectos incómodos para Cambiemos.

“No quieren debatir, por eso el gobierno quiere cerrar el Congreso”, planteó a su turno Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda. El temario de la sesión comprende 78 iniciativas, entre las cuales se destacan la exención del pago del impuesto a las Ganancias para jubilados -en línea con el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia- y la declaración de la emergencia tarifaria y alimentaria en todo el país. «No estamos aquí para tratar temas menores», reclamó Felipe Sola quien aseguró que la gente esta desesperada por las cuentas de gas y luz que reciben y los pocos ingresos que tienen. «Damos vergüenza», sentenció la diputada Graciela Camaño del Frente Renozador acusando personalmente al titular de la Cámara Emilio Monzó de cerrar con llave el Congreso.