La Ministra de educación porteña, Soledad Acuña, salió a criticar con dureza la determinación la toma de colegios que podría ser anunciada este lunes por alumnos secundarios, terciarios y universitarios, en respaldo a la despenalización del aborto que este miércoles tendrá tratamiento en el Congreso Nacional.

“Es un disparate” definió en declaraciones radiales, para después explicar que se comunicó con los rectores para comentarles la necesidad de comunicarse con los padres de los alumnos para que asuman la responsabilidad de los actos de sus hijos. «De acuerdo a la normativa vigente, deben llamar al Consejo de Derechos de Niños y Niñas y avisar a los padres», sostuvo.