Trabajadores de la línea 60 se movilizaron este domingo con el objetivo de evitar que la empresa continúe con su proyecto de acortar el recorrido, que en la actualidad abarca Tigre – Constitución, hasta las barrancas de Belgrano y eliminar 12 de los 19 ramales que cubre hasta hoy.

Choferes y personal administrativo de la empresa colocaron mesas y repartieron volantes explicando la situación a los pasajeros. Juntaron firmas para solicitar la impugnación del edicto publicado el 18 de marzo último en el boletín oficial, donde se da cuenta del nuevo diseño en la traza que recorrerá la tradicional línea de colectivos. Los trabajadores temen que esto signifique una reducción del personal, además de ocasionar un gasto mayor a los pasajeros que utilizan el servicio. “Lo que ahora hacen en un tramo, lo deberán hacer en dos ocasionándole un costo mayor al viaje”, le comentó a CP uno de los choferes que juntaba firmas en una mesa colocada en la Avenida Cazón, en Tigre. “Desde que Dota se hizo cargo del gerenciamiento de la 60 viene llevando adelante una política sistemática de vaciamiento incumpliendo con los horarios de los servicios mínimos que estipula la CNRT, desguazando los talleres y achicando el personal y paque automotor”, señala el volante de los trabajadores de esta empresa. Lejos de ignorar esta situación cientos de pasajeros estamparon su firma en las planillas acompañando el reclamo.