Tras el conflictivo cierre de listas que tuvo en especial el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, varias de ellas se presentaron ante la justicia electoral para que analice sus impugnaciones que definen como proscripciones que ha realizado el Partido Justicialista en este distrito. En esa condición han quedado 77 precandidatos a intendente que fueron sacados de la competencia con similares artilugios, como la falta de avales.

Algunas listas ya han tenido respuesta favorable de la justicia, tal el caso de Julieta Garello, aspirante a la intendencia de Chacabuco, hoy conducida por el radical Víctor Aiola. Otros candidatos esperan una respuesta en esa misma dirección como Néstor Baches en Vicente López, que fue quitado del pleito democrático también con la excusa de falta de avales. “Una vergüenza lo que hicieron. Hacen falta 200 y presentamos 600. Es una decisión política”, asegura el tradicional dirigente peronista de la zona cuya apoderada presentó este miércoles el reclamo ante la justicia de La Plata (foto). Entre los responsables de la junta electoral que proscribe a partidarios hay referentes extrapartidarios que han metido mano en estas determinaciones, en beneficios de sus propias listas. Diana Conti, que proviene del comunismo, impulsa como intendente en Vicente López al concejal Lorenzo Beccaria, es apuntada como la responsable de censurar a Bachés. Conti apaña una lista sospechada de recibir financiación del propio intendente del distrito, Jorge Macri. De hecho, se presenta como una alternativa mejorada de la actual administración. Conti no se encuentra sola en esta trapisonda. El Frente Renovador ofició de proscriptor (lo intentó sin éxito también en Tigre con el intendente Zamora), con la concejal y apoderada partidaria Sofia Vanelli que encabeza la lista de Conti y Beccaria. El riesgo político para el Frente de Todos en Vicente López es grande. Además de una avalancha de votos en blanco se avecina el quiebre del bloque de concejales. En San Fernando le sucedió lo mismo al actual concejal Fernando Coronel quien aspiraba ser el sucesor de un intendente activo y con mucha ascendencia en su pueblo, el peronismo Luis Andreotti. Este esquema de censura democrática se replica en más de 70 distritos en toda la provincia, funciona en directo beneficio de las organizaciones internas que integran el Frente de Todos y ofician de terminales que garantizan la participación. Un esquema tradicional cargado de viejos vicios poco democráticos transformando a estas “orgas” en riesgosas podadoras de la voluntad de miles de militantes.